Empieza Aquí

Empieza aquí but keep it cool.

No hay nada más estresante que comenzar tu rutina de skincare y pensar que debes comprarte los 10 pasos koreanos, hacer las 7 capas de tónico y rezarle a la virgen un ave maria. No, mis amores, todo lo bueno empieza con calma y tranquilidad, y aquí venimos a eso pero síguele abajo para empezar en éste mundo del que no podrás salir nunca más muahahaha *inserte risa malévola*

foto tomada de @thes.kincare.diary

La rutina de Skincare

Para muchas personas una rutina básica es todo lo que necesitan para mantener un rostro feliz y saludable. Si estás en busca de atacar una preocupación como el acné, es súper importante conocer primero lo básico, nada fuerte se construye sobre una base débil.

Parte 1: Pasos necesarios para empezar una nueva rutina

  1. ¿Cuál es tu tipo de piel?

Siguiendo la filosofía que me gusta usar, esa de TKPV (Tu Kilometraje Puede Variar), empiezo contándoles que tipos de piel hay muchísimos! Todas con combinaciones diferentes, pero hay 4 básicas de dónde basarse: Piel Normal, Piel Grasa, Piel Seca y Piel Mixta. Pero asi mismo, no hay una ciencia exacta y tu piel puede variar a medida que vas envejeciendo, si cambias de país, o con ciertos medicamentos. Asi que usa ésta guia de una manera más flexible, porque a veces, un humectante le puede servir a una piel seca como a una grasa.

2. Crea un presupuesto razonable

Crear una rutina de skincare no es «cosa de una sola vez». No es para que vayas y te compres 5 productos de un solo y acabaste. Es un proceso, tu piel se debe adaptar y muchas veces te das cuenta de qué funciona y qué no a tu piel. Puede darse el caso de que compras un limpiador y es demasiado fuerte, o una crema y es demasiado pesada, asi que ahora te toca conseguir reemplazo. Debes planear y sacar dinero cada mes para tu rutina (y no, no es algo loco, así como compras jabón para bañarte el cuerpo, así mismo es el rostro que es mucho más delicado).

Parte 2: Componentes claves de una rutina de Skincare

Ahora que ya te mentalizaste y te preparaste, te invito a que leamos cuáles son esos componentes que crearán esa rutina básica.

Limpiador

Nuestra piel es una colección de sudor, bacterias y suciedad del ambiente. Limpiarla al llegar a casa debe ser un must mientras uses un limpiador suave. Si realizas una rutina básica por las noches, y dependiendo de qué necesite tu piel, puedes lavarla en las mañanas con el mismo limpiador o sólo lavarla con agua (y en lo personal realizo éste método). Un buen limpiador dejará tu piel suave y lo suficientemente humectada pero nada de ese sentimiento a «rechinando de limpio».

Humectante

Aunque tengamos el limpiador más suave del mundo, nuestra piel se alterará sólo con el hecho de que el agua la toque. Es por ésto que usamos el humectante.

Un buen humectante mejorará nuestra barrera protectora. Es importantisimo para tratar la resequedad, pero así mismo para tratar exceso de aceite, acne, lineas finas y marcas dejadas por el acné.

Protector Solar

Es un paso demasiado importante que muchas personas no utilizan en su rutina porque creen que no es importante, pero es la causa mayor del envejeciemiento de la piel, así como de acné y otros problemas.

No es para temerle al sol, pero si para ser precavidos, especialmente cuando estamos utilizando AHA’s, BHA’s (en una rutina avanzada en un futuro) o productos recomendados por tu dermatólogo con Peróxido de Benzoilo.

Cómo se debe ver tu rutina

Éste es un ejemplo base de como puede verse tu rutina, pero que no necesariamente es la regla, dependiendo de tu preocupacion en la piel y productos que uses.

AM

  • Lava con agua o limpiador
  • Humectante
  • Protector solar de 30+

PM

  • Limpiador
  • Humectante

Parte 3: Empezar con tu nueva rutina

  1. Escoger con qué producto empezar

Descifrar con qué producto empezar puede ser temeroso, pero mirate en sitios con reseñas positivas, lee las reseñas de los productos en diferentes sitios web y si aun te cabe duda únete al GRUPO VIP en Facebook donde hablamos de productos y reseñamos sobre ellos basado en experiencias!

2. Añadiendo productos nuevos

Siempre has prueba de producto antes de aplicarlo, aún si nunca has presentado alergias o irritaciones. Un buen lugar para probar es en el cuello y en pequeña cantidad.

Añade siempre un producto a la vez. Si un producto te irrita pero te pusiste a probar como 3, no sabrás cuál fue y tendrás que para todo para averiguar.

¿Te sientes lista? No te preocupes si todo se ve como demasiado, lee cuantas veces necesites ésta guia gratuita o únete al grupo de apoyo, no estamos solas en esto 🙂